CANCER DE CUELLO UTERINO

INTRODUCCION

El cáncer de Cuello Uterino es la enfermedad más frecuente en las mujeres de nuestro país. De cada 100 mujeres, 1 estaría afectada por este mal.

Su presentación más frecuente es en mujeres de 35 a 50 años de edad.

Esta enfermedad tiene una evaluación larga y silenciosa. Desde que se inicia hasta que se presentan las primeras molestias pasan 5 a 8 años. Este tiempo es valioso, porque en él se pueden realizar fácilmente diagnósticos precoces, con la ayuda del examen de Papanicolau, que garantiza curaciones en la totalidad de los casos.

¿ QUE PODEMOS HACER PARA PREVENIR ESTA ENFERMEDAD?

1. Despistaje del Cáncer de Cuello uterino mediante el examen anual de Papanicolau.

2. Mejorar la higiene personal, empleando agua y jabón.

3. Tratamiento adecuado y rápido de las infecciones vaginales (descensos) y del cuello uterino.

4. Tratamiento rápido de las lesiones sospechosas (inflamaciones, heridas, úlceras) encontradas en el examen de Papanicolau.

En nuestra comunidad:

5. Difundir la importancia de la prevención del cáncer de cuello uterino mediante charlas motivadoras coordinadas con las organizaciones de la comunidad.

6. Algunos de estos métodos se realizan de rutina en el control, ya que han demostrado su eficacia para el diagnóstico, como ser el Papanicolaou y la colposcopía, y hay otros que se piden cuando hay factores de riesgo o ante la sospecha del médico, como ser una ecografía pelvica o transvaginal. Sin embargo, el hecho que su médico le pida ciertos estudios no significa que Ud. tenga un tumor pelviano.

Desafortunadamente, la ciencia no ha podido aun establecer métodos para la prevención o de diagnóstico precoz para todos los tumores malignos.

Los tumores pelvianos más frecuentes son el cáncer de cuello uterino, de endometrio, de ovario, de vulva y de vagina.

DEFINICIÓN DE CÁNCER

La palabra cáncer se refiere, no sólo a una enfermedad, sino que engloba alrededor de un centenar de cuadros clínicos distintos. Sin embargo, todos ellos comparten una serie de rasgos que les caracterizan:

Toda enfermedad cancerosa se produce porque algunas células del cuerpo, que se vuelven atípicas, comienzan a crecer y se multiplican en forma rápida y desorganizada, dando como resultado la aparición del llamado tumor maligno o cáncer. Estas células anormales que en principio aparecerán en un órgano determinado, pueden invadir a través de la sangre o la linfa otros órganos o tejidos; estas localizaciones secundarias del cáncer reciben el nombre de metástasis.

CÁNCER DE CUELLO UTERINO

a.- CAUSAS

El mayor riesgo lo presentan las mujeres con:

l .- Relaciones sexuales tempranas y promíscuas.

2.- Primer embarazo temprano.

3.- Múltiples parejas sexuales.

4.- Número excesivo de partos.

5.- Frecuentes infecciones vaginales transmitidas por relaciones sexuales (tales como las originadas por el papiloma y el virus herpes tipo II)

b.- SINTOMAS

a) Leucorrea (flujo blanquecino y viscoso con mal olor).

b) Hemorragia vaginal.

c} Hemorragia post-coito.

d) Anemia ferropénica.

e) Metrorragias (hemorragias uterinas profusas).

f) Dolor pélvico.

q) Síntoma de obstrucción urinaria.  

TRATAMIENTO

A continuación se detallan los tratamientos más comunes que se utilizan para extraer o destruir células cancerosas. Algunos de estos tratamientos se pueden hacer en el consultorio médico, mientras que otros deben hacerse en un hospital.

En el consultorio de su médico: Cauterización: es una técnica de tratamiento que usa una sonda eléctrica para destruir células anormales. Criocirugía: es un tratamiento que se lleva a cabo con una sonda que congela y destruye los tejidos anormales. LEEP

En el hospital:

Cirugía: Conización: extirpación conoide del cervix que incluye buena parte del canal cervical. Histerectomía: es una operación que consiste en la extirpación del útero. Radiación: consiste en el uso de rayos X o de implantes de radium, cerca de las células anormales, para destruir las células cancerosas. Terapia combinada: se combinan la cirugía y los tratamientos de radiación. Otras terapias (quimioterapia, etc.).

Algunos de estos métodos se realizan de rutina en el control, ya que han demostrado su eficacia para el diagnóstico, como ser el Papanicolaou y la colposcopía, y hay otros que se piden cuando hay factores de riesgo o ante la sospecha del médico, como ser una ecografía pelvica o transvaginal. Sin embargo, el hecho que su médico le pida ciertos estudios no significa que Ud. tenga un tumor pelviano.

Desafortunadamente, la ciencia no ha podido aun establecer métodos para la prevención o de diagnóstico precoz para todos los tumores malignos.

Los tumores pelvianos más frecuentes son el cáncer de cuello uterino, de endometrio, de ovario, de vulva y de vagina.